Etiquetas

, , ,

Las funciones del concubinato son iguales a las del matrimonio, por lo que la pareja debe acordar conjuntamente todo lo relativo a la educación y atención de los hijos o hijas, a su domicilio y a la administración de los bienes.[1],[2]

Cabe mencionar que las funciones como tal están inmersas en todo el apartado del título tercero del código de familia del estado de Yucatán que corresponde al matrimonio, de tal manera que es menester establecer las funciones idóneas como guía de comportamiento independientemente del nombre o categoría cívica, legal, religiosa o moral que corresponda, pues bien llevadas harán una convivencia plena. Aunque al parecer lo que a continuación se redacta tiene hincapié en una conducta nacida en la mujer, hay que tomarlo como una actividad recíproca que nace de cualquiera respectivamente, de igual manera se emplea la palabra cónyuge en vez de esposo.

1. Ser ayuda idónea a su cónyuge, alentarlo y no destruirlo. Gen. 2:18

  • La mujer es una ayuda que viene alentar al cónyuge, sus palabras tienen mucho poder pueden levantarlo o pueden destruirlo.  La mujer sabia edifica con sus palabras al cónyuge.
  • La mujer inteligente sabe animar a su cónyuge en el fracaso, sus palabras tienen poder y no lo critica cuando hace una mala decisión. En los momentos de dificultad y crisis no le dice “te lo dije, no sirves para nada”, sino que ora por él y lo anima  a que vuelva a intentar el éxito.
  • Debe servir de apoyo cuando el cónyuge tiene alguna visión, un sueño cuando quiere servir a Dios, cuando hay crisis, es la que más debe ayudarle.

2. Sujetarse a su cónyuge. Efesios 5:22-23

  • La  palabra sumisión para muchas personas suena ofensiva, inclusive se relaciona con el “machismo” .Sumisión no significa desigualdad, ni ser inferior, en realidad significa “mismo valor pero  diferente función”. Jesús se sometió al Padre pero eso no quiere decir que valga menos. La mujer  no vale menos por ser mujer, ya que ante  Dios todos  valemos lo mismo.
  • Someterse no significa que en el matrimonio se tiene que estar de acuerdo en todo. El hombre debe aprender a respetar las diferencias de su cónyuge, su identidad, su carácter, su forma de ser. Algunas mujeres tienen problema con esta palabra porque vivieron experiencias de abuso de autoridad en el pasado, por ejemplo, el abuso de su padre hacia su madre, o hacia ella misma.
  •  La clave para que la mujer se sujete  está en el hombre, cuando una mujer se siente amada, segura, y tiene un hombre que se somete a Dios, con todo gusto querrá someterse a ese hombre. 
  • ¿Hasta dónde debe la mujer de someterse a su cónyuge? Efesios 5:22,24   

ü  En todo, excepto cuando le pide que haga algo que viola su conciencia o la ley de Dios, o las leyes de la tierra. Ejemplos: que le pida que mate una persona, que se prostituya o cualquier clase de aberración sexual, como pornografía, orgías, intercambio de parejas, si le pide que niegue a Dios y se vuelva atea, usted no está obligada a sujetarse porque él no está sujeto a Dios.

3. Mostrar respeto a su cónyuge. Efesios 5:33

  • Sentirse respetado es una necesidad del hombre y es capaz de hacer cualquier cosa por conseguirlo, competir, mentir, robar, arriesgar su vida y hasta matar cegado por los celos.
  • Las mujeres cometen el error cuando llegan a ser madres, de querer ser madre para todos y tratarlos como hijos, incluyendo a su cónyuge el cual se siente irrespetado, se enoja y luego ella se siente que no es amada.
  • Algunas maneras de mostrar  respeto al cónyuge:
        • No lo calle ni lo critique en público. Esto lastima su ego.
        •  No lo sermonee todo el tiempo, al hombre no le gusta que le digan que hacer.
        • Apóyelo cuando corrija a los hijos.
        •  Déjelo que tome las decisiones, que tenga la última palabra. No le diga “te lo dije” cuando se perdieron por ser terco y no querer pararse a pedir direcciones en la gasolinera.

4. Satisfacer la vida sexual de su cónyuge. Prov. 27:7

  • La Biblia nos enseña que  las parejas en el matrimonio no se deben negar el uno del otro. Dios hizo la relación sexual para que el hombre y mujer fueran uno solo, para procrearse y  disfrutar.
  •  El hombre y la mujer que están saciados en esta área desprecian  el panal de miel porque están satisfechos. Un consejo para la mujer es que recuerde que el hombre de Dios no puede saciarse con nadie más que con usted, no lo empuje a pecar, cuando  la mujer se niega puede provocar que el hombre peque.

[1] Artículo 203 C.F.E.Y.

[2] Capítulo IV (artículos 61 al 69) C.F.E.Y.

Texto copiado sin autorización sin fines de lucro y como Autoayuda

http://aguilascfc.blogspot.mx/2009/08/las-funciones-en-el-matrimonio_17.html