Etiquetas

, , ,

La Muerte y la Vida 

¿Dónde comienza la Vida? 

 Habría que pensar primero que es vida y aunque existe una definición al respecto: En el latín es donde se encuentra el origen etimológico de la palabra vida. Concretamente procede del vocablo vita, que a su vez emana del término griego bios. Todos ellos significan precisamente vida.

El concepto de vida puede ser definido desde diversos enfoques. La noción más habitual está vinculada a la biología, que sostiene que la vida es la capacidad de nacer, crecer, reproducirse y morir. En este sentido, la vida es aquello que distingue a hombres, animales y plantas, por ejemplo, de los objetos como una roca o una mesa.

La vida también es el estado de actividad de los seres orgánicos y la fuerza interna que permite obrar a aquel que la posee. Otra forma de interpretar la vida está vinculada a la capacidad de un ser físico de administrar sus recursos internos para adaptarse a los cambios que se producen en su medio.

Y para partir de algo más tomaremos como base la abiogénesis (en griego: ἀ-βίο-γένεσις [a-bio-genésis], ‘ἀ-/ἀν- «no» + βίος- «vida» + γένεσις- «origen/principio»’). Se refiere al estudio del origen de la vida a partir de materia inorgánica. Es un tema que ha generado en la comunidad científica un campo de estudio especializado cuyo objetivo es dilucidar cómo y cuándo surgió la vida en la Tierra. La opinión más extendida en el ámbito científico establece la teoría de que la vida comenzó su existencia a partir de la materia inerte en algún momento del período comprendido entre 4400 millones de años cuando se dieron las condiciones para que el vapor de agua pudiera condensarse por primera vez 2 y 2700 millones de años atrás cuando aparecieron los primeros indicios de vida. Las ideas e hipótesis acerca de un posible origen extraterrestre de la vida (panspermia), que habría sucedido durante los últimos 13.700 millones de años de evolución del Universo tras el Big Bang, también se discuten dentro de este cuerpo de conocimiento

Regresando a lo que es la Vida,  a mí me gusta compartir un concepto que Neal Donald Walsh en su trilogía de conversaciones con Dios comenta que la palabra siempre ha estado y estará sujeta a determinada interpretación de manera que analizando más allá de la palabra podríamos pensar que Vida, Dios, Luz, Amor y Paz entre muchas podrían tener un significado similar, y para ejemplificarlo diríamos que Dios como palabra esta prejuiciada, pues si a alguna persona le dijéramos que es Dios seguro nos tomaría sin seriedad, pero si le dijéramos que es Vida, ya no, por lo tanto que es la vida, es algo más allá de la comprensión como sucede con lo  que es Dios.

Para que se pueda analizar el asunto, hay que entender tambien lo que es el hombre o como está formado. Según la Biblia un hombre consiste de cuerpo, alma y espíritu (1.Ts.5:23)

Si relacionamos a la vida con el hombre, entonces tenemos que ver como se originó el hombre bajo un contexto bíblico: (Según la Biblia un hombre consiste de cuerpo, alma y espíritu (1.Ts.5:23)

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”(Gn.2:7)

El alma del primer hombre, Adán, no existía antes que el cuerpo hecho del polvo de la tierra y soplo de Dios se unieron. Dios no puso ningún alma separada viviente al hombre. El cuerpo y el alma no son separados.

La vida del alma depende de la presencia del espíritu de la vida. Por eso en la muerte el alma, o sea, toda la persona vuelve al polvo de la tierra pero el espíritu vuelve a Dios, quien lo ha dado (Ecl.12:7).

Por otro lado La visión científica sitúa la especie humana como una más en la evolución biológica de los organismos vivos de la Tierra.

Aunque superada científicamente, la teoría del naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck, conocida como lamarckismo, fue la primera teoría de la evolución biológica. Es expuesta en su libro de 1809 Philosophie zoologique y se conoce también como teoría de la herencia de los caracteres adquiridos. Quedará refutada cuando a principios del siglo XX la formulación de la barrera Weismann muestra la imposibilidad de transferencia de información entre la línea somática y la germinal: los caracteres desarrollados por el individuo durante su vida no se transmiten genéticamente.

Por otro lado, surge la obra del naturalista inglés Charles Darwin que sitúa a la especie humana actual (Homo sapiens) dentro de la evolución biológica de la selección natural y la selección sexual.

Recientemente surge la síntesis evolutiva moderna, teoría sintética o neodarwinismo pretende la integración de la teoría de la evolución de las especies por selección natural de Charles Darwin, la teoría genética de Gregor Mendel como base de la herencia biológica, la mutación genética aleatoria como fuente de variación y la genética de poblaciones matemática.

Para algunos autores, el punto de vista científico sobre el origen del hombre no es incompatible con la explicación religiosa ya que afectarían a campos del saber distintos. Así, para los defensores de la preeminencia del punto de vista religioso, afirmar que el ser humano tiene un origen divino no necesariamente equivale a afirmar que no existan aspectos biológicos, argumentando que la biología es una ciencia y, como tal, no pretende ni puede discernir sobre aspectos metafísicos.

Y que es la muerte, otro gran tema podríamos decir que la vida es el incio y la muerte el fin pero, como habrá un pero… o mejor dicho algo mas.

Según la Biblia un hombre no es un hombre, ni en esta vida ni en la venidera sin el cuerpo. ¿Cómo es eso? La Biblia tiene muchas referencias a la vida sin el cuerpo, p.ej. “sino que os habéis acercado… a los espíritus de los justos hechos perfectos.”(Hebr.12:22-23), “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”(2Cor.5:8), “Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios…”(Ap.6:9) El cuerpo sin el espíritu esta muerto (Stg.2:26) Correcto y no puede haber ninguna vida del alma sin el cuerpo y el espíritu. ¡No es así! Los anteriores versículos de la Biblia dicen otra cosa

Si la cosa es tan simple, ¿por qué hasta la gran mayoría de los cristianos que creen en la Biblia creen que los muertos viven? ¡Porque en la Biblia se dice así! Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?”(Jn.11:26)

Hay 3 líneas básicas en la cuestión del destino de los incrédulos:

  1. A los incrédulos les espera un sufrimiento eterno.
  2. En el fin todos reciben la misericordia.
  3. El destino final de los que no se arrepienten y de los que rechazan de arrepentirse es la aniquilación total de la existencia.

La base de las dos primeras opiniones es la fe en la inmortalidad innata del hombre, mientras la última idea se basa en la convicción según que el hombre en sí mismo no tiene esta cualidad, sino que su posible inmortalidad está caracterizada por ser condicional. Según el testimonio de la Biblia y de la historia, justo la última opinión ha estado reinando tanto durante el Viejo y el Nuevo Testamento. Los judíos y los primeros cristianos tenían la idea según la cual la inmortalidad es una característica que pertenece únicamente para Dios, como se ve en la palabra de Pablo a Timoteo:

“…y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad;” (1 Tim.6:16)

La palabra inmortal no se menciona en el Viejo Testamento, pero Isaías afirma que “el Dios eterno es Jehová” (Is.40:28)

Como en una conclusión y tomando a la Biblia como principal referencia, pues la ciencia es más confusa y no da Paz como un sentimiento que te invita a aceptar y a dejar de buscar.

Podemos decir que después de la muerte, el destino del ser humano depende de si él es un santo de Dios (justo), o un impío, en otras palabras, si una persona muere en sus pecados, o se los perdonó. El cuerpo de ambos grupos de personas se pudre y se convierte en tierra nuevo, mientras que:

  1. a) El espíritu/el alma del impío va al Hades donde se encuentra detenido hasta la resurrección.
  2. b) El espíritu/el alma del justo va al paraíso / cielo, donde estará libre y feliz hasta la resurrección.

Los muertos justos resucitarán en la segunda venida de Jesús y desde allí viven eternamente, primero en el Reino de Mil Años y después en el Cielo Nuevo y la Tierra Nueva (paraíso).

Los muertos impíos resucitarán 1000 años después de la segunda venida de Jesús en la resurrección de condena.

Los muertos impíos son condenados a muerte en el lago de fuego, donde el fuego que nunca se apagará los consumirá, hasta que termina su existencia (después que han sufrido el castigo justo de Dios)

Conocer estos conceptos y principios sobre la vida y la muerte, son un puerto seguro para acompañar a aquellos que por alguna razón la enfrentan, procurando acompañarlos en su dolor o sufrimiento con razones que le brinden una perspectiva que les permita aceptar y superar; la mente siempre encuentra un mecanismo para adaptarse aunque no haya razón.

MVCA Rafael Augusto García López

Mérida, Yucatán a 22 de Octubre 2014

DIPLOMADO EN TANATOLOGIA

ISCF ANAHUAC MAYAB

MATERIA: INTRODUCCION A LA TANATOLOGIA

PROFESOR: Escritor Mario Barajas Gómez